Gatos que sanan - Psicóloga Luz Marina Hoyos Duque
19921
post-template-default,single,single-post,postid-19921,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Gatos que sanan

Gatos que sanan

¿Sabías que los perros son la polaridad positiva y los gatos la polaridad negativa? No hablo en el sentido de lo bueno y lo malo, percíbelo  como los dos terminales  de las pilas, ambas polaridades son necesarios para que la pila funcione. Los felinos permanecen en un estado de tan apacible calma que pueden percibir el campo astral o cuarta dimensión de un sujeto.

La presencia de una mascota llena de alegría, incluso un pececillo da sentido e ilusión a quien lo posee.

Mariu es mi  amiga gatuna,  vive en el campo, tal parece que  los felinos lo saben, a su casa llegan los gatos hambrientos, errantes, los perdidos, los que no tienen hogar, ¡ha llegado incluso a tener revoloteando y maullando  en su casa hasta veinte gatos!

En casa de Mariu estuvo de vacaciones Rosi, quien había sido diagnosticada con cáncer de seno meses atrás. Bigotes era el consentido de  mi amiga Mariu, todas las noches dormía a los pies de su cama mientras los demás gatos ronroneaban por fuera. ¿Qué crees? El tiempo que  Rosi estuvo en casa de Mariu, bigotes durmió cada noche en la cama de Rosi acurrucado en el seno enfermo. Rosi despertaba  relajada, tranquila con gran descanso  y  menos dolores.

Los gatos perciben  la vibración de la enfermedad, no es casual que a  la clínica del médico Invidente Rafael Castro se cuelen continuamente gatos que deambulan por la clínica  y se quedan mirando fijamente a los enfermos: un día  Rosaura estaba en la clínica contando sus cuitas, era una mujer mayor, nunca se había sentido querida por nadie, quizá no había sembrado y ahora que era el momento de la cosecha se veía sola en la mas completa orfandad, lloraba mientras relataba su dolor al Dr. Castro, de manera sorpresiva sin saber cómo Nino, el gato callejero que visitaba la clínica apareció en la escena y se acunó en su vientre.

Mientras que Bola de Nieve que es un gato de la cuadra vecina aparece de improviso en la tarde o en la mañana y se cuela en la consulta y con sus patas empieza a arañar  allí donde está el dolor físico, allí donde el paciente conecta su  dolor emocional, algunos pacientes se asustan, todos se sorprenden ante el asalto de Bola de Nieve, el médico los invita para que permitan este acto de sanación y socarronamente afirma: deja que el felino trabaje que yo cobro.  Dice el Dr. Castro que Bola de Nieve es mejor médico que él, sus pacientes reportan curas milagrosas. ¿Y tú tienes gato?

 

 

1Comment
  • Margara Arboleda G
    Posted at 21:45h, 06 Mayo Responder

    Delicioso de leer. Sí, estoy de acuerdo y es maravilloso tanto los gatos como los perros detectan enfermedades. El ejemplo de las pilas con positivo y negativo muy bueno; He tenido mascotas desde que nací, perros siempre, también tuve gato, loro, pericos, canarios, tortugas, peces, vacas, conejos, caballo, ratoncito, lagartijas……. me encantan. Gracias.

Post A Comment

A %d blogueros les gusta esto: