¿Qué hago para ser feliz? - Psicóloga Luz Marina Hoyos Duque
19634
post-template-default,single,single-post,postid-19634,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿Qué hago para ser feliz?

¿Qué hago para ser feliz?

Siempre he tenido una consigna, aquí, a este mundo vinimos a ser felices. No entiendo esa oración que reza: …en este valle de lágrimas…, la percibo como una condena de la que no tenemos escapatoria. Y por supuesto que  la tenemos, que cada uno es responsable de lo que piensa, siente y de la manera como actúa y a partir de allí soy el garante, el arquitecto de la felicidad o la infelicidad que me construyo.

Qué puedo hacer para ser feliz, tengo todo lo que cualquier mortal quisiera, pero nada me hace feliz me preguntó Inés, una consultante mayor que acababa de llegar de la India.

Inés a todos no nos hace feliz lo mismo,  no obstante, puedo decirte que si haces estas tres cosas estarán construyendo el camino a la felicidad, pues recuerda lo que dijo Rumi,  el poeta místico musulmán  “la felicidad no es una estación a la cual se llega, sino la manera de viajar”.

  1. Respétate. Cómo hacerlo. Nunca tomes decisiones con las cuales no puedas convivir siempre. No humilles, no traiciones, no permanezcas en un trabajo donde sientes que tu dignidad es afectada, no permanezcas en una relación donde sientes que no creces, que no te sientes a gusto, donde no te sientes amado, donde no amas. Toma decisiones con las cuales te sientes digna y te puedes mirar al espejo, a tus ojos sin remordimiento. Por supuesto que no es fácil, por supuesto que vamos a tomar decisiones desacertadas, la vida es un continuum de tomar decisiones simples, complejas. La cuestión es sopesar, reflexionar cómo te sentirás proyectada en el tiempo al tomar esas decisiones que son trascendentes y que marcarán un cambio en tu vida.
  1. Vive en coherencia donde todo lo que eres, todo lo que quieres ser y lo que eres hoy confluya. Entiende que el amor eterno no es aquel que dura para toda la vida, es aquel que en un abrazo te permite ser lo que fuiste lo que quieres ser y lo que eres hoy.
  1. Sé auto referente, permanece en conciencia plena a cada instante: al levantarte, al ducharte, al comer, al caminar, al saludar a otro ser humano, al responder. En cada actividad convoca la atención plena de esta manera empezarás a construir carreteras neuronales nuevas, hábitos ignorados que te conducirán a un buen hacer, un buen tener y un bienestar.

 

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment

A %d blogueros les gusta esto: