Las ventajas de estar solo… ¿de vez en cuando? - Psicóloga Luz Marina Hoyos Duque
18616
post-template-default,single,single-post,postid-18616,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.4,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Las ventajas de estar solo… ¿de vez en cuando?

Las ventajas de estar solo… ¿de vez en cuando?

Me encontré en la web con un texto en animación y viral sobre el tema de la soledad y sus ventajas. Me sorprendió darme cuenta de que todas las libertades de las que el autor se cohíbe, al igual que quienes se adhieren son cosas simples. Pero lo que más me sorprendió fue que al revisar todas las propuestas me di cuenta que no tengo problema alguno para realizarlas en el compartir diario con mi pareja y mis dos hijos.

Veamos las ventajas y mi vivencia con ellas:

1. Puedes cambiarte de ropa donde se te antoje: me cambio de ropa donde me viene en gana, teniendo el recato de dar la espalda.

2. Tomarte un buen café en silencio. No tomo café, me tomo una aromática o un vaso con agua en perfecta armonía y bienestar.

3. Leer en a posición que desees: leo como bien me place, acostada de bruces sobre una colchoneta en el piso, sobre la cama, con los pies para arriba, con unas gafas que mis hijos llaman locas y que me sirven para hacer ortóptica.

4. Reflexionar tranquilamente y sin prisa: saco mi espacio a diario para reflexionar y meditar, en varios momentos del día.

5. Dejar la puerta del baño abierta: me baño sin problemas con la puerta abierta o cerrada.

6. Quedarte en la cama cuanto quieras. Me quedo en la cama hasta la hora que quiero, no soy dormilona así que antes de las 7 estoy fuera.

Pensándolo detenidamente, me doy cuenta que perdemos la espontaneidad para SER, incluso con los nuestros, en ese espacio que no requiere de contención, ni de aprobación, donde tengo toda la posibilidad de expresar mi naturaleza tal y como soy, donde tengo libertad, donde puedo hacer lo que yo quiero.

Esta es mi propuesta solo o aùn  acompañado:

1. Deja los tabú con el cuerpo, todo es del mismo material que tus manos y tus orejas.

2. Ama a los tuyos y preserva un espacio para estar a solas contigo.

3. Lee en la posición más cómoda, tus neuronas te lo agradecerán.

4. Medita, no sabes cómo, o sé consciente de tu respiración.

5. Báñate como quieras.

6. Haz locha en la cama, mientras no tengas que ir a trabajar.

¿Cuáles son las libertades que te cohibes cuando estas con otros? ¿Puedes implementar libremente mi propuesta?

No Comments

Post A Comment

A %d blogueros les gusta esto: