ESCRIBIENDO Y LIBERANDO MIS CONFLICTOS - Psicóloga Luz Marina Hoyos Duque
18701
post-template-default,single,single-post,postid-18701,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

ESCRIBIENDO Y LIBERANDO MIS CONFLICTOS

ESCRIBIENDO Y LIBERANDO MIS CONFLICTOS

Con bastante frecuencia sugiero a mis pacientes escribir, para soltar un miedo, una culpa,  un resentimiento con alguien. Para expresar lo no dicho a una pareja ultrajante, a un padre ausente, a un amigo que se portó en forma desleal…  las emociones y sentimientos reprimidos nos afectan a nivel físico y psíquico.

El colega James W. Pennebaker ha realizado extensa investigación durante las últimas tres décadas en torno a la escritura reflexiva o curativa: “Escribir puede ser una avenida hacia un lugar interior donde podemos confrontar traumas y ponerlos a descansar, y sanar”. La bioquímica del cerebro cambia produciendo mejoras en  nuestro sistema inmune y cardiovascular, entre otros.

A continuación te cuento la formas en la que puedes abordar esta experiencia, haz la prueba,  te sentirás ligero de equipaje.

· Retírate a un lugar tranquilo al final de tu jornada laboral o antes de ir a la cama.

· Hazte la promesa de escribir tres o cuatro días continuos por espacio de quince a treinta minutos. Sobre el mismo asunto o asuntos diferentes.
· Escribe de forma automática,  sin cuidar de la forma, errores de ortografía, belleza o coherencia del texto.

· Elije escribir a mano, incluso hazlo con tu mano no dominante, te darás cuenta de que las emociones se expresan con mayor fuerza.

· Si te cuesta escribir en un principio, háblale a tu grabadora.

· Ten claro sobre qué quieres escribir: una preocupación persistente, sueños reiterativos, una situación que está entorpeciendo tu vida, algo que has estado soslayando, una persona que se ha convertido en una piedra en tu zapato.

· Instrucciones para escribir. Método del Dr. James W. Pennebaker y Sandra Beall

En los siguientes 3-4 días escribe sobre tus emociones y pensamientos más profundos acerca de la experiencia más difícil de tu vida. Déjate  ir y explora dichas emociones y sentimientos. Cuando estés escribiendo, enlaza esta experiencia con tu niñez, la relación con tus padres, las personas que has amado y amas en estos momentos; incluso con tu carrera. ¿Cómo esta experiencia ha influido en la persona que hubieras querido ser, la que has sido en el pasado, y la qué eres actualmente?

Método con dos fases:

Fase de Catarsis: Teniendo ya identificado el tema o situación, has  una especie de catarsis, donde escribes todos los sentimientos y emociones relacionados con el tema: la rabia, el dolor, el miedo, el rencor, etc., que  haz sentido en el pasado y aún  sientes en el presente… Lo más importante es ser honesto contigo…  puedes llorar, maldecir, reír, gritar… y pensar que a medida que las escribes se alejan de ti. Si la escritura se torna muy dolorosa, puedes hacer  otra cosa y continuar al día siguiente. Cuando  sientas que  has desahogado los sentimientos y las emociones guardadas,  puedes pasar a la siguiente fase.

Fase de reinterpretación o reescritura: En esta fase  relee el texto escrito y reflexiona sobre el mismo,  trata de ordenar las ideas. Es necesario que evites los pensamientos irracionales, que ya deberían haber salido en la primera fase. Si no es así, vuelve a la primera fase. Al reflexionar sobre lo escrito, la idea es reinterpretar lo sucedido con un espíritu positivo, sin autoengaño y coherencia. Te puedes  hacer las siguientes preguntas:

· ¿Qué pasó, en qué momento, dónde y cómo?

· ¿Quiénes estuvieron envueltos y cómo pienso que fueron afectados por la situación planteada?

· ¿Cuáles fueron mis pensamientos y qué emociones estuvieron involucradas?

· ¿Qué pienso ahora y cómo me he sentido desde entonces hasta hoy?

· ¿Cómo reaccioné y me sentí al actuar así, qué consecuencias creo que tuvo pensar, sentir y actuar así?

Es necesario que descartes los pensamientos que alimentan el dolor; se trata de sanar. Y para descubrir los aspectos positivos de una situación traumática, puedes  hacerte las siguientes preguntas:

· ¿Quién me apoyó?

· ¿Qué me ayudó a seguir adelante?

· ¿Qué valores personales me alientan a seguir con mi proyecto de vida?

La reinterpretación positiva de una situación traumática a través de la escritura, te permite indagar sobre otros posibles significados de tu realidad, y te hace más conscientes de tus actos,  a valorar sus consecuencias, desde otros puntos de vistas.
· Muchas personas no han tenido grandes experiencias traumáticas en la vida, pero la mayoría ha tenido grandes conflictos y factores estresantes en sus vidas, y se puede escribir sobre ellos también.· Algunas personas pudieran sentirse, de cierta forma, tristes o deprimidos después de escribir. Estas sensaciones, normalmente desaparecen en un par de horas. Si encuentras extremadamente difícil escribir sobre un tema determinado, simplemente detén la escritura o cambia de tema.· Es posible no querer enfrentar los traumas, preferir olvidar y no hurgar en la herida; sin embargo, a la larga, el esfuerzo por inhibir el trauma acaba con la salud física, y tarde o temprano, te va a afectar psicológicamente.
· Qué hacer con el texto escrito.

Lo que haya escrito es para ti y solo para ti. El propósito es que  seas completamente honesto contigo mismo. Cuando escribas, piensa que al finalizar la escritura, botarás ese texto. Sin embargo, algunas personas, guardan sus escritos, y los editan, cambiando lo que escribieron diariamente. Otras lo guardan para revisarlos más adelante y ver cómo han cambiado. Otros los queman, los borran, los rompen en pedacitos y los lanzan al mar; o dejan que se los lleve el viento. Yo sugiero a mis pacientes que los quemen y pongan las cenizas en una maceta. Es tu decisión guardarlo o botarlo.

La medicina de la escritura no solo mejora nuestra salud física, también nos ayuda a conocernos mejor, nuestros problemas y alegrías, virtudes y defectos, fortalezas y debilidades. Nos aporta serenidad, haciéndonos emocionalmente más inteligentes y competentes para discernir entre lo positivo y lo negativo. Nos hace personas más adaptadas y enriquece nuestras relaciones. Escribir puede sanar. Y este poder queda en nuestras manos.

No Comments

Post A Comment

A %d blogueros les gusta esto: