El amor siempre está en riesgo - Psicóloga Luz Marina Hoyos Duque
19612
post-template-default,single,single-post,postid-19612,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

El amor siempre está en riesgo

El amor siempre está en riesgo

Seguramente alguna vez te has hecho esta pregunta de manera consciente, o de forma inconsciente has sentido un deseo palpitando en tu corazón, cuál es el secreto, la piedra filosofal que me permita conservar la inmortalidad de esta relación de amor, lo puedes aplicar a la pareja y a todo tipo de relación.

Si alguna vez te has preguntado y si no lo has hecho, lo primero que necesitas saber es que el amor siempre está en riesgo.

¿Y por qué el amor siempre está en riesgo? Porque  cuando asumes que llegaste, que no hay nada que perder te relajas y te olvidas de esos pequeños grandes detalles que hacen la diferencia, olvidas esos gestos y comportamientos que hicieron que el otro se enamorara de ti.

Hiciste un montón de cosas para que el otro te amara, al principio eras capaz de bajar las estrellas, la luna, cruzar el atlántico nadando, contar la arena del mar, pero cuando te estableces en la relación… con el paso del tiempo, permites que llegue la rutina… te sientes seguro. Ella es mi mujer, él es mi hombre.

Y es importante establecer la diferencia entre rutina y cotidianidad. Por supuesto que en la pareja atravesamos la cotidianidad. Cada noche nos acostamos en la misma cama, nos levantamos y tenemos la misma rutina, te duchas igual que tu pareja, desayunan, salen a cumplir con sus rutinas familiares, laborales o académicas. La diferencia entre rutina y cotidianidad está en la energía que fluye en la pareja mientras se transita  el día a día. . La rutina se camina con desazón, como una pesada carga. La cotidianidad se transita con gozo, o de manera fluida y gozosa.

Entonces volvamos al principio, el amor está en riesgo cuando sientes que llegaste, que eres poseedor del otro y que no lo tienes que cuidar, que no tienes que mimar. Entonces te olvidas de abrirle la puerta del auto, decirle que está lindo, linda, brindar apoyo, acariciar, abrazar, compartir un helado, la cena juntos, tomar una copa de vino a la luz de la luna. Lanzarle un piropo, recordar los primeros días. Brindar por la permanencia, por el hecho de aprender a crecer juntos.  Decirle te quiero.

Puedo apoyarte si…

¿Sientes que no puedes solo y que necesitas ayuda?

¿Existe un asunto que te está generando angustia?

¿Los miedos no te permiten avanzar?

¿La culpa es una compañera permanente?

¿Continúas arrastrando los complejos de infancia?

¿El resentimiento y el rencor te corroen?

¿Tienes un diagnostico psiquiátrico?

¿Necesitas crecer, tener autonomía, mejorar la calidad de tu vida y tu espiritualidad?

¿No entiendes por qué repites asuntos en tu vida?

¿Quieres descubrir la raíz de tus conflictos, enfermedades y síntomas físicos?

Así se expresan los pacientes que han pasado por proceso conmigo:

Testimonio en consulta privada.

Estar al tanto más de mi en.www.lmhoyosduque.com

Contáctame vía email lmhoyosd@gmail.com

a través de mi whatsApp 300 780 72 69

 

 

No Comments

Post A Comment

A %d blogueros les gusta esto: